(+34) 952 236179 / 84
Iniciar sesión | Registro

Los pueblos más bonitos para visitar cerca de Barcelona

Los pueblos más bonitos para visitar cerca de Barcelona
04/09/2020 | Categorías: Viajar por Barcelona

Si estáis en Barcelona y os apetece desconectar de la ciudad, ir a pasar el día a un pueblo perdido por la montaña o a primera línea de mar es una muy buena idea. Hoy os traemos cuatro atractivos planes para hacer una tranquila excursión muy cerca de Barcelona.

Altafulla

Altafulla por Jorge Franganillo

Foto: Jorge Franganillo (algunos derechos reservados)

Un pueblo medieval con pasado romano, de menos de 5.000 habitantes, a pie de playa, en un entorno natural envidiable y, además, a solo una hora de Barcelona: Altafulla es una de las joyas de la Costa Dorada y una de sus localidades menos masificadas. 

Sus atractivos más importantes se encuentran en distintas zonas bien diferenciadas. Por un lado, tenemos el antiguo núcleo medieval conocido como Vila Closa, un entramado de callejuelas llenas de historia que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1998. Por el otro, está el barrio marítimo, con las casitas blancas tan típicas de los pueblos costeros, y la playa. Muy cerca de allí, encontramos la Villa romana de Els Munts, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como parte del conjunto arqueológico de Tarraco (Tarragona). 

Aparte de la playa del barrio marítimo, tampoco os podéis perder la de Tamarit, que está presidida por el castillo del mismo nombre, y la íntima y colindante cala Jovera. Esta zona está separada de la playa de Altafulla por la reserva natural de la desembocadura del río Gaià. En este espacio protegido encontraréis áreas permanentemente inundadas de agua dulce que atraen a una gran variedad de aves y es perfecto para hacer una pequeña excursión. 

Si queréis saber más sobre esta localidad tarraconense visitad este enlace

Cardona

Cardona por Larry Lamb

Foto: Larry Lamb (algunos derechos reservados)

Viajamos a unos 90 km al norte de Barcelona para descubrir, en el corazón de Cataluña, la ciudad de Cardona. Su elemento más característico es el majestuoso castillo medieval que se alza sobre la colina, dominando el valle en el que se encuentra. Esta fortaleza es probablemente la más importante de Cataluña e incluye en su interior otros espacios de gran interés como la Colegiata de San Vicente, una excepcional muestra del románico lombardo catalán, y la Torre de la Minyona. ¡Y eso no es todo! ¿Vuestro sueño es dormir en un castillo? Aquí podréis hacerlo. Y es que esta construcción con elementos góticos actualmente alberga el Parador Nacional de Turismo “Duques de Cardona y ha sido incluida en la lista de los diez mejores castillos de Europa en los que hospedarse de TripAdvisor, la mayor comunidad de viajeros en Internet. 

El segundo atractivo turístico más destacable de Cardona es la fascinante Montaña de Sal, un conjunto cultural construido alrededor de lo que fueron las minas de sal potásica más importantes del mundo. Su visita no es solo interesante a nivel divulgativo —conoceréis de cerca la importancia de la sal, las particularidades a nivel geológico de este yacimiento y la historia de la minería— sino que es todo un regalo para los sentidos por el espectáculo de formas y texturas que ofrece el macizo salino. 

Más allá del castillo y las emblemáticas minas de sal, también vale la pena dejarse perder por las calles del Centro Histórico de la villa, un conjunto histórico que fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional en 1992. 

Podéis descubrir más sobre Cardona aquí

Sitges

Sitges por Teresa Grau Ros 

Foto: Teresa Grau Ros (algunos derechos reservados)

Hace un tiempo ya escribimos sobre Sitges en otra entrada de este blog, pero si hablamos de pueblos con encanto cerca de Barcelona no podemos dejar de incluirlo en la lista. Este municipio de la comarca del Garraf se encuentra muy cerca de la ciudad condal (a 40 km al sur) y es de fácil acceso en coche (depende del tráfico podéis tardar entre media hora y 45 minutos en llegar). Además, el trayecto por carretera, con sus vistas a la costa escarpada, es una verdadera gozada si os gusta conducir. 

Una vez allí, recomendamos recorrer su hermoso paseo marítimo y darse un chapuzón o simplemente relajarse en la arena en la playa de San Sebastián, reconocida en 2013 por el New York Times como la mejor playa urbana de Europa. Otras paradas de obligado cumplimiento son el Museo del Cau Ferrat, que fue la casa-taller del pintor y escritor modernista Santiago Rusiñol y contiene colecciones de arte reunidas por el propio Rusiñol con obras de Picasso, Casas, el Greco y Gargallo, entre otros; y el Palau Maricel y el Museo del mismo nombre, que forman parte de un conjunto artístico y monumental de estilo novecentista de gran valor, además de constituir un excepcional mirador sobre el Mediterráneo.

Si queréis evitar problemas de movilidad podéis dejar vuestro coche en alguno de los parkings que encontraréis en la ciudad y desplazaros por la zona en autobús

Más sobre qué ver y hacer en Sitges, aquí.     

Mura

Mura por Enric Rubio Ros

Foto: Enric Rubio Ros (algunos derechos reservados)

Esta pequeñísima localidad (tiene poco más de 200 habitantes) está a 1 hora y 15 minutos en coche al norte de Barcelona, dentro del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac, y es una habitual de las listas de los pueblos más bonitos de Cataluña, e incluso de España. Su encanto reside en las estrechas calles empedradas y sus casas del mismo material, que le dan un aire de postal. Mura es el típico pueblecito de montaña en el que parece que el tiempo no haya pasado. 

Además, fuera de su núcleo urbano, hay mucho por ver. Acercaos a la ermita de San Antonio o tomad alguna de las rutas de senderismo que proponen desde su oficina de turismo, como la que os llevará a bordear la riera de Nespres para llegar al Gorg del Pare que, con su pequeña cascada y su charca, es ideal para bañarse si el tiempo acompaña. 

Para reponer fuerzas, no podéis dejar de probar productos locales como el garbanzo de Mura, el tomate rosa y el vino de la D.O. Pla de Bages. Si nos lo permitís, acabamos con una recomendación gastronómica: el restaurante Cal Carter.

Para conocer más sobre Mura y preparar vuestra visita podéis visitar esta web y esta otra

Como veis, Barcelona está llena de posibilidades más allá de las muchas que ofrece la capital. Así que, si tenéis pensado pasar unos días en la ciudad condal, os recomendamos que alquiléis un coche y os lancéis a conocer alguno de estos bonitos pueblos que, por su proximidad, son ideales para ir a pasar el día sin necesidad de hacer noche allí. ¿Os apetece el plan? Próximamente os enseñaremos otras cuatro localidades con mucho encanto para hacer una escapada cerca de Barcelona.