(+34) 952 236179 / 84
Iniciar sesión | Registro

Cómo llegar a Marbella

Cómo llegar a Marbella
01/09/2019 | Categorías: Consejos de viaje

Como llegar a Marbella desde el aeropuerto de Málaga

Al llegar en avión a una determinada ciudad lo primero que viene a la cabeza es trasladarse al centro o a una dirección concreta. A veces ocurre que el aeropuerto simplemente es un lugar de paso para seguir rutas distintas. En la Costa del Sol esto sucede a menudo. Veamos cómo hay que llegar a Marbella desde el aeropuerto de Málaga.

Si lo que nos sucede es que necesitamos ir desde el mismo aeropuerto hacia otra localidad que no sea la misma ciudad que da nombre al aeródromo, lo mejor es ponerse en contacto con una empresa de alquiler de coches y escoger uno de los que tienen en su oferta.

Es un buen plan que permite disponer de vehículo en cualquier momento que lo necesitemos y proporciona una plena libertad de actuación.

Si la cuestión es llegar al aeropuerto de Málaga y desde allí desplazarse a un destino tan popular como Marbella, lo primero que hay que decir es que ni desde allí, ni desde la propia ciudad existen trenes que lleven a este destino.

Por lo tanto, habrá que preguntar por otras opciones para llegar hasta allí; los autobuses interurbanos pueden solucionar este asunto. Y desde luego los hay, desde el mismo aeropuerto de Málaga hasta Marbella.

Aquellos cuyo destino final sean Estepona, San Pedro y Puerto Banús tienen parada en Marbella, aunque no desde la terminal de llegadas. En cualquier caso, no será difícil orientarse si se pregunta a las personas adecuadas.

Otra posibilidad es coger un taxi o microbús que comunique ambos destinos y en el mismo aeropuerto se puede preguntar por ello.

Una cosa a tener en cuenta es que un taxi desde el aeropuerto de Málaga hasta Marbella puede llegar a costar 100 euros, por lo tanto, es necesario que se informen claramente de lo que hay.

Eso por no hablar del tiempo que se debe invertir en un traslado mediante los medios de transporte públicos; la espera, cargar los equipajes,  la incomodidad de las colas, tener que decidirse porque no todos los transportes públicos llevan a la ciudad de destino, y otros inconvenientes que puedan surgir.

El tiempo invertido en cualquiera de los casos que comentamos oscilará entre los 45 minutos y una hora, independientemente de la carretera elegida: La A-7, que es la antigua N-340, la AP-7 de peaje.

Ahora es cuestión de escoger...

...O cabe alquilar un coche para llegar desde el aeropuerto de Málaga hasta Marbella...

Y luego seguir disponiendo de él por el tiempo que sea preciso para otros usos, como reuniones de negocios en Marbella u otros lugares, excursiones por la Costa del Sol, desplazamientos por cuestiones laborales, etc.

Llegar a Marbella no costará más de 40 minutos dado la distancia existente, 65 km, por lo que la opción de alquilar un coche resulta muy atractiva.

Esto es bastante interesante porque en el mismo aeropuerto de Málaga se puede acceder cómodamente a diversas agencias de alquiler de vehículos, lo cual es ventajoso y muy agradable para solucionar los problemas de transporte nada más recoger el equipaje de la cinta del aeropuerto.

En el mismo aeropuerto de Málaga tiene su sede la empresa de alquiler de coches Nizacars para que sus clientes reciban la atención más profesional en el sector.

Nizacars les ofrece un servicio de minibús para que puedan llegar a su oficina con su equipaje sin tener que arrastrarlo molestamente durante el recorrido.

Qué hacer en Marbella

Ya en la ciudad, se puede decir que Marbella es mucho más que un lugar turístico; tiene un casco antiguo digno de admirar con la Plaza de los Naranjos, el ayuntamiento, la ermita de Santiago, del siglo XV, y la casa del corregidor.

Existen zonas con cierto carácter medieval e incluso, se pueden ver restos de las antiguas murallas árabes.

Resulta impresionante estar en la llamada Milla de Oro con algunos de los comercios cuyas marcas son las más selectas del mundo.

Y no hay que olvidarse de Puerto Banús, ideal para cercarse con el vehículo alquilado para aparcarlo donde se prefiera y luego volver al alojamiento con él, disfrutando de una total libertad de movimientos.